Wednesday, November 23, 2005

Francia de cara a una posible crisis energética mundial.


El pasado jueves 1 de septiembre, el Primer Ministro de Francia, Dominique De Villepin, anunció la nueva política en materia de consumo de energía de su país, demostrando un claro alejamiento de la común europea. De Villepin enfatizó una serie de medidas tendientes a mitigar el encarecimiento de los costes energéticos que sufren las familias francesas, derivado del incremento del precio del barril de petróleo, que en estos días ha llegado a los 70 dólares para el tipo WTI. Algunas de las acciones del plan de Villepin son similares a las que anunciara cuatro días antes, su homologo de Bélgica, el Sr. Guy Verhofstadt, entre las que destaca la de una ayuda de 75 Euros (1,000.00 pesos) para los hogares modestos, con el fin de mitigar el encarecimiento del combustible para calefacción, el gas y la electricidad.

El Primer Ministro de Francia, señalo que “hay que mirar de frente la realidad (…) sacar todas las consecuencias y dar un verdadero impulso a los ahorros de energía”. El plan se basa en el reconocimiento claro de tres horizontes claves. El primero se refiere al hecho contundente de que la crisis petrolera será duradera. Segundo, que es prioritario reforzar la seguridad energética aumentando los suministros internos, y tercero, que es impostergable avanzar en dirección del desarrollo sostenible integrando la lucha contra el cambio climático.

Lo más perturbador del anuncio de Villepin, radica en que asegura que las reservas mundiales de petróleo probadas, aquellas que son susceptibles de explotarse, solo pueden asegurar las necesidades de la humanidad hasta el año 2030, es decir, 15 años más.

Los argumentos del Primer Ministro, corresponden en el mismo sentido al informe de 2004 del Ministerio de Economía, Finanzas e Industria de la Republica de Francia. Las conclusiones del reporte económico francés, cuestionan abiertamente la viabilidad a largo plazo de la extracción mundial de petróleo como opción para cubrir las necesidades de energía y de combustibles para el transporte del mundo. En él, se presentan varios escenarios posibles para precisar la fecha en que la extracción de la industria petrolera mundial alcanzará su “máximo nivel técnicamente posible” (cenit del petróleo), momento a partir del cual el bombeo entraría en un declive severo e irreversible.

El escenario mas crítico, con el cual por cierto, coinciden la mayoría de los expertos geólogos de la ASPO (Asociación para el Estudio del Petróleo y el Gas), y los investigadores de la AEREN (Asociación para el Estudio de los Recursos Energéticos), es aquel en donde los descubrimientos de nuevos yacimientos de petróleo no sobrepasan los 10 mil millones de barriles al año, combinado con un crecimiento del consumo mundial de crudo del 3% anual, que arroja como fecha posible del quiebre de la producción (cenit del petróleo), el año 2013. Los estudios no señalan que el petróleo se acabará para esta fecha, sino que la producción mundial iniciará su declive.

Como señalará el catedrático de la Universidad de Barcelona, Mariano Marzo, en un reciente articulo del diario español “La Vanguardia”, “lo destacado del reporte francés, es que reconoce abiertamente la condición finita de las reservas de petróleo. No es habitual que los informes gubernamentales hagan referencia a la cuestión del cenit del petróleo, debido a que en los organismos financieros, económicos y del estado existe un escepticismo e incredulidad sobre la posibilidad de que la extracción mundial de crudo no pueda reacomodarse de forma sostenida a un consumo creciente a través de desplegar a fondo los recursos técnicos y financieros”.

Las líneas de acción del nuevo plan de Villepin, incluyen: 1.- Una ayuda de 75 Euros para los hogares modestos que se calienten con fuel, así como medidas a favor de los que tienen que ir en coche al trabajo. 2.- El lanzamiento de un programa de investigación y desarrollo, por 100 millones de euros, a favor del coche limpio. 3.- El aumento del crédito fiscal de 1.525 a 2.000 Euros para alentar la compra de coches limpios. 4.- A partir del próximo 1 de enero, el coste del documento de registro de cada vehículo (tenencia), será fijado exclusivamente en virtud de su carácter contaminante o no. 5.- Adelantar dos años, a 2008, la aplicación de la directiva europea sobre la incorporación del 5,75% de bio-combustibles en los carburantes comerciales. Y entre otras cosas, le ha pedido al ministro de Economía y Finanzas, Thierry Breton, que reúna a los representantes de la industria petrolera, que se benefician de la subida de los precios del crudo, para examinar en qué condiciones pueden contribuir a los esfuerzos del país y acelerar sus inversiones en Francia en las energías renovables.

El nuevo plan presentado por el Primer Ministro de Francia, que es muy similar al de Bélgica, demuestra que en Europa, ya se preparan ante la futura escasez de energía y se toman medidas para prevenir y mitigar los desequilibrios que causará el cenit de la producción de petróleo a las economías de todo el mundo. El agotamiento de los recursos energéticos es uno de los temas prioritarios para las naciones que no cuentan con reservas propias como Francia, España, Chile, Centroamérica, Alemania y otros. Los posibles desafíos se evalúan con especial cuidado, porque fallar en este sector implica poner en riesgo la estabilidad de un país.


Edgar Ocampo, Septiembre 2005